Viva de milagro.

Una joven ha publicado un mensaje en sus redes sociales lamentando profundamente la pérdida de sus dos compañeros de trabajo cuando el avión tuvo el trágico incidente en las Américas.

La joven se identifico como Jasmin Ramírez y reveló que era ella la que estaba supuesta a estar en ese mismo vuelo, pero que debido a inconvenientes de salud no le fue posible.

Ella expresó lo siguiente; “Gracias a todos los que han demostrado su cariño preocupándose por mi. Estoy en casa, he llorado mucho hasta tener que sedarme para poder parar. No perdí a unos compañeros, perdía a parte de mi familia, porque eso eran para mi.”

Dice que a ella siempre le demostraron su estima hacia su trabajo, y que su corazón está devastado por la situación. “Por motivos de salud Dios me impidió estar en ese fatídico vuelo en el día de hoy”.

“Señor, he aprendido a no cuestionar tu voluntad, más bien a arrodillarme y darte las gracias porque té eres misericordioso. Vuelen Alto”, agregó.

También la joven publicó una foto de sus dos compañeros de trabajo fallecidos en el hecho y lamentando su partida.

Con referencia al lamentable hecho, Nuria Piera ha publicado que Verónica Estrella, de 26 años, la azafata que falleció, aún no había concluido su curso de tripulante de cabina y por ello no tenía licencia, ni autorización oficial para viajar en ese avión.

Alfredo Hernández Paz, director de la Escuela Tripulante VIP, ofreció estos detalles, el centro aeronáutico certificado por el Instituto Dominicano de Aviación Civil, para la formación de azafatas.

Hernández Paz explicó a N Digital, que Estrella estaba haciendo un curso intensivo de tripulante de cabina, el cual tiene una duración de cuatro meses y solo había agotado un poco más de la mitad.

En el informe de la empresa Helidosa Aviation Group, propietaria de la aeronave, a HI1050 tipo Gulfstream GIVSP, Estrella esta como una de los siete pasajeros.

Sin embargo, en el informe de prensa emitido por la Junta de Aviación Civil (JAC), Estrella figura como tripulante, junto Luis Alberto Eljuri de 47 años y a Víctor Emilio Herrera.

“Se estaba formando en la escuela Tripulante VIP, en un curso intensivo de cuatro meses y había agotado un poco más de la mitad. Ella, incluso, pudo haber terminado el curso, pero si no se examina tanto por nosotros, como por el Idac, no puede tener licencia y por ende, no podía volar”, explicó Hernández Paz.

Indicó que en el documento de viaje de general declaración, figura como tripulante, pero donde debe de ir la licencia está en blanco.