Santo Domingo.- Un pequeño de siete años perdió la vida al recibir un impacto de b@la en la cabeza luego de que un supuesto policía, vecino de la víctima, disparara al aire en un confuso incidente ocurrido en la calle Juan Erazo, en Villa Juana, durante el toque de queda.

En los pilotillos del balcón y en una pared de la residencia del pequeño se encuentran las marcas de los impactos.

Según los residentes del edificio donde vivía el pequeño con sus padres y sus hermanos, el hecho ocurrió cuando supuestamente un grupo de personas golpeaba a otra debajo de la casa del fallecido.

Esto provocó que un vecino, supuesto agente, saliera de la casa y lanzara algunos disparos al aire para tratar de controlar el incidente.

De acuerdo a vecinos del lugar el hecho ocurrió pasadas las seis de la tarde del domingo.

Aseguran que mientras se daba el incidente en la acera, el padre del pequeño observaba desde su balcón y el niño se encontraba junto a él.

Ni su madre ni sus hermanos se encontraban en la casa.

Tras ocurrir el hecho el menor fue trasladado a la Plaza de la Salud, donde falleció la noche del martes.

Los entrevistados indicaron también que el mismo día que ocurrió el suceso la policía se llevó a varias personas para interrogarlas, incluyendo a quien disparó el arma.

Éstos indicaron además que los padres del menor velarán y sepultaran su cuerpo en su ciudad natal, Baní.

Detalles en video del Caso de Sebastian