Hallaron sin vida a Paola Itaí Hernández.

El cuerpo de Paola Itaí Hernández fue encontrado descuartizado y sin vida, luego de siete días desaparecida, en un paraje del municipio de Nogales, Veracruz, México.

La joven fue identificada por su madre ante el Servicio Médico Forense (Semefo) en la comunidad.

Los familiares de la joven comenzaron con movilizaciones desde el día de su desaparición para exigir a las autoridades la localización con vida de la joven.

Las esperanzas por verla de nuevo quedaron en el olvido cuando los restos sin vida fueron hallados abandonados a aproximadamente 13 minutos de Río Blanco, a la altura del libramiento conocido como La Choza, en el kilómetro 261.

También aparecieron junto a ella extremidades de un hombre repartidas en bolsas de plástico que, hasta el día del hallazgo, no había sido reconocido. Por lo que las autoridades realizaron las medidas necesarias para poder identificarlo.

Luego se confirmó que se trataba de los restos de su su pareja, José Francisco, de 30 año de edad.

Es de notar que desde el pasado 16 de junio en el municipio de Río Blanco, en la región montañosa de Veracruz, Paola Itaí y su novio Francisco Olguín Carrera estaban reportados como desaparecidos.

Los dos fueron sacados por la fuerza de sus casas y desde entonces se emprendió una campaña en redes para poder ubicarlos, de acuerdo con la denuncia de sus familiares.

Los familiares y amigos de los jóvenes el pasado 21 de junio ante la falta de avances en el caso, cerraron una de las carreteras principales de Nogales para pedir que fueran devueltos con vida y que las autoridades se movieran para poder encontrarlos pronto.

Paola Hernández, de 21 años de edad, con ojos café oscuros, y cabello lacio negro, era madre soltera, por lo que su trágico deceso dejó huérfano a un niño pequeño. En cuanto a Francisco Olguín, de 30 años, laboraba en un almacén del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Río Blanco.