Con un hacha.

Lo grande del caso es que todo este tiempo se pensaba que la señora se había quitado la vida, hasta que finalmente el sacerdote y la monja confesaron.

Casi 30 años después, la policía de Kerala, en India, logró hacer justicia sobre el ASES1N4TO de una joven religiosa de 18 años, ocurrido en 1992, cuyo cuerpo fue encontrado en ese momento en el fondo de un pozo.

En un principio, sacerdotes y monjas de la comunidad a la que pertenecía esta religiosa alegaron que ella misma se había quitado la vida. Tras varios años de investigaciones, hoy se sabe exactamente qué fue lo que le ocurrió.

Las autoridades locales reabrieron el caso del deceso de la hermana Abhaya, quien pertenecía al Convento Católico Pious X en Kottayam, ya que consideraron existían contradicciones en los informes realizados en su momento por los investigadores.

Fue así como salió a la luz la verdadera causa del fallecimiento de la monja. Ese día, Abhaya descubrió en una “situación comprometedora” al interior de la cocina al sacerdote Thomas Kottoor y la Monja Sephy.

Ambos personajes fueron citados nuevamente a declarar, confesando finalmente que ellos le habían quitado la vida a la hermana por miedo a que diera a conocer que ellos mantenían una relación amorosa. Los acusados ​​le quitaron la vida a Abhaya con un hacha y arrojaron el cuerpo al pozo.

El tribunal declaró a Kottoor y Sephy culpables de asesinato y se espera se les dicte una dura sentencia que los lleve a pasar muchos años tras las rejas.